Mamás emprendedoras

Me emociona mucho compartir con ustedes este reportaje sobre Madres Emprendedoras, en  el que participamos

Muchas mujeres optan por dejar a un lado su vida profesional y deciden emprender, para poder dedicar tiempo de calidad y cantidad con sus hijos.

Este es el caso de las mamitas que participaron en este reportaje, junto a nosotros.

Les comparto un poco sobre cada uno de sus negocios para que apoyemos a estas mamitas y sus emprendimientos.

Linda Chocolates. Ofrece chocolates de figuras  al gusto de sus clientes. Puedes ver sus productos en su Fan Page.

Dulces diseños by la Meme. Da el mejor servicio para planificar tus fiestas infantiles y mucho más… Desde la decoración hasta los bocadillos.

Chikitines. Comida saludable para nuestros pequeños. Snacks deliciosos y en empaque práctico.

PROYECTO 100 en Diciembre – 4 Formas de enseñar Educación Financiera a nuestros hijos

Un día fui madre y al día siguiente mi princesa hermosa cumple los 6 años. Y su cabeza sigue tan inquieta como en un principio de nuestra historia juntas, pero también concreta llena de conceptos y sueños e ideas hermosas y coloridas.

De repente me dice: “Mamá yo quiero darle a mi Yaya (su abuelita) una mansión con mayordomo cuando ella sea viejita”.
Además de lo tierna e inocente de su idea me pareció buen momento para comenzar a sembrar en ella conocimientos básicos sobre el manejo del dinero y educación financiera.

Yo no vengo de familia de comerciantes, sino de padres empleados y autoempleados; por lo que los conceptos que ahora manejo los he aprendido a prueba y error y en libros.
Pero no solo lo que ves en casa pesa (el ejemplo) sino también lo que experimentas por ti mismo (aprender haciendo) por lo que pusimos manos a la obra en un proyecto que hemos llamado: 100 en diciembre.

Primero partimos poniendo una meta alcanzable. Obviamente lo que ella desea dar a su abuelita es un sueño noble y muy ambisioso, pero es también una meta a largo plazo; así que establecimos una meta más realista y cercana.
Le pregunté que era lo que deseaba y fue directa: mamá quiero tener $100 . Partiendo de esto, establecimos el plazo para alcanzar esta cifra.

Ahora bien, tomando en cuenta que Daniela tiene 6 años y que no estoy dispuesta a pagarle por los quehaceres y encargos en casa (porque esos son parte de su aporte al trabajo de equipo de todos en el hogar), debíamos buscar otra forma de generar ese dinero.
Les comparto entonces las 4 estrategias que estamos ya desarrollando y como nos ayudarán a aprender conceptos básicos de las leyes del dinero.

1. Dejar claro que el dinero no es un fin sino un medio. Tener dinero no es lo más importante, sino lo que haremos con ese dinero, por lo tanto haremos una lista del uso que daremos a ese dinero, es decir tendremos un plan escrito.
En el libro LOS 7 HABITOS DE LOS NIÑOS FELICES de Stephen Covey, existe una historia donde Gubo desea comprar una colección de insectos que vio en una juguetería. Este cuento busca ejemplificar la importancia de comenzar toda iniciativa con un plan y como debemos manejar inteligentemente nuestro dinero. Leerlo y comentarlo es una buena forma de reforzar lo que deseamos hacer.

2. Aprender el concepto de inversión. Cómo podemos aprender sobre este concepto? pues tomamos los $4 que tenemos gracias al Hada de los dientes y buscamos hacerlos productivos. Compramos unas galletas y unas bolsas, y buscamos clientes de valoraran nuestro producto. Así esta primera semana esos $4 que invertimos se convirtieron en $16 y semanalmente haremos actividades similares donde vayamos invirtiendo nuestro capital.

3. Aprender el concepto de ahorro. De estos $16 de capital que tenemos reinvertiremos solo $10, por qué? porque los otros $6 los ahorraremos. Podemos reforzar este concepto haciendo el hábito de tener una alcancía o incluso ir con nuestros hijos al banco a abrir una cuenta de ahorro para niños.

4. Aprender sobre la transformación del dinero. Si no tenemos capital, como podemos comenzar? Recordando que el capital no solo es dinero, sino ideas, talentos o cosas materiales que subutilizamos y que para otros pueden ser de utilidad e interés. Así que con Dany haremos una depuración de juguetes en buen estado, algunos los donaremos y otros los venderemos. Esto hará bien en casa, practicaremos la generosidad y ayudaremos a generar más capital para nuestro proyecto de Educación financiera.

Les iré compartiendo como nos va en estos meses, donde lo importante no es el resultado, sino el proceso de aprendizaje y retos por vencer.

Vacaciones en familia: cómo disfrutar y sobrevivir

Llegan las vacaciones y el tiempo en familia es más valioso. Es importante organizar el tiempo libre de nuestros hijos, para que sea de aprendizaje y esparcimiento. Recuerda que el descanso no significa no hacer nada, sino hacer cosas diferentes.
Las visitas a lugares de diversión como parques, museos o tiendas son buenas opciones; pero también hay otras alternativas que muchas veces descartamos por miedo a viajar con nuestros niños pequeños, como a otras ciudades o a lugares lejanos.

Ya sea en auto o en avión, hay tres cosas que harán del viaje un sinónimo de diversión para todos y no de estrés para ti. 

1.Planifica. Haz una lista de actividades a realizar cada día. Esto no debe ser estricto o inamovible y te ayudará a tener una visión clara de qué preparar para cada día y cómo enfrentar imprevistos.

2. Práctico y sencillo. Que este sea tu lema a la hora de preparar la ropa y los utensilios que usarás. No te compliques llevando cosas innecesarias “por si acaso”, y piensa en las cosas que puedes obviar si tendrás tiendas o facilidad de comprar esas cosas en tu lugar de destino.

Recuerda contemplar juguetes que tus hijos puedan necesitar, ya que en niños pequeños tener algo que les recuerde a casa, cuando están en lugares extraños y nuevos, les da seguridad y tranquilidad. 

3. Pide ayuda. Involucra a todos en casa en el proceso de preparación.

Esto los entusiasmará y hará del proceso algo emocionante. Además la ayuda nunca cae mal y, quién sabe, quizá se te ha escapado algún detalle y los niños te lo harán evidente. 

Lleva siempre a la mano cosas básicas como agua, algunas golosinas fáciles de comer y medicinas por alguna emergencia; y disfruta de tu familia. 

No todo saldrá perfecto, pero lo más importante es hacer de cada momento único e inolvidable para todos.

Este artículo fue Publicado en el Especial de Vacaciones de ElSalvador.com

5 hechos que delatan que eres madre de 3 hijos o más

Cada hijo trae novedades a nuestra vida personal y familiar. 

“Nada será igual” te dicen cuando eres primeriza, y tienen razón. Y si decides tener una familia numerosa ni un día es igual al anterior. 

Y aunque todo cambia, hay ciertos hechos que dejan en evidencia tu condición de madre de muchos hijos, acá les comparto algunos:

1. El “orden” es ahora relativo. Aunque es importante enseñar a nuestros hijos el orden y a trabajar en equipo para lograrlo, es inevitable el caos de vez en cuando y tu nivel de tolerancia hacia ese punto específico llega a variar con los años y los hijos. Si antes te estresaban los juguetes revueltos, llega un momento en que te basta que no salgan de cierto perímetro (cuarto de juegos, por ejemplo), o al menos llegar a casa y no tropezar con uno inmediatamente. 

2. Entre tu ropa de diario no puedes evitar tener o usar alguna prenda de maternidad. Seamos honestas, nuestro cuerpo es de lo que más cambia con cada hijo y, aunque busquemos estar en forma y volver a usar esos jeans que nos gustan, estará siempre ese pantalón cómodo o esa blusa fresca a la mano.

3. La frase “si no puedes vencerlos, úneteles” tiene cada día más sentido. Y es que llega un momento del día, justo antes de la rutina de la pijama, en que los niños tienen ese último chispazo de energía; que regularmente es muy intenso. Y mientras más niños hay en esa cama, más descontrol hay; peor cuando el juego favorito es el de luchas (que es mi caso). Entre patadas y saltos mortales apenas puedo separar a dos, mientras el otro sujeto se escabulle entre las almohadas… Llega un punto en que es más fácil acelerar el proceso y ser parte de las luchas, en lugar de seguir buscando la cordura.

4. Un hijo = tres maletas para salir; 3 ó más = una mochila pequeña que el Niño mayor carga en su espalda. Esto es un hecho que parece ilógico pero es que con cada hijo nos hacemos más prácticas y relajadas al salir de casa; y también ocurrentes para solventar cualquier eventualidad que la bolsa uno y dos nos solventará al principio.

5. Si al llamar a alguno de tus hijos para regalarlo, recitas todos los otros nombres, antes de llegar al correcto; no te preocupes que solo el tono de la voz hará que El Niño correcto sepa que él es el buscado.