Matrimonio

Los 10 Nuncas del Matrimonio

A pesar de tener poco tiempo de casada, he tenido la bendición de recibir consejos de muchas personas.

Con base en esto y en mi propia experiencia, he aquí las 10 cosas que NUNCA debemos permitir en el matrimonio, sin importar cuánto tiempo haya pasado desde que dijimos SI para toda la vida…

1. Nunca cuentes a tu familia los problemas con tu esposo

La ropa sucia se lava en casa, reza un dicho muy sabio. Es mejor que los problemas se hablen y se resuelvan entre tú y tu esposo. Involucrar a terceros, solo complica las cosas, ya que aunque la tormenta pase, los miembros de tu familia siempre lo recordarán, o peor aún, tomarán partido de forma poco objetiva.

2. Nunca hables mal de tu esposo con nadie

Este punto está relacionado con el primero. Si tienes algún problema con tu esposo, la comunicación sincera y oportuna es la mejor solución. Si deseas consejo, busca a alguien neutro, ajeno a la familia, de preferencia a un director o asesor espiritual o alguna pareja con más experiencia.

3. Nunca veas a tu esposo como un enemigo

Recuerda siempre que tu esposo y tú son un equipo. Ambos deben trabajar juntos para resolver sus problemas, no culparse ni agredirse el uno al otro. Trata de atacar al problema y no a la persona. Toma en cuenta que ceder en algunos aspectos ayudará a tu relación.

4. Nunca te duermas sin terminar una discusión

A veces la indiferencia o el silencio parecen resolver los problemas, pero esto no es cierto. La mejor herramienta es la comunicación oportuna, cuando ambos tengan sus pensamientos claros y fríos. Tómate un tiempo para meditar antes de hablar, pero no dejes que la discusión termine hasta el día siguiente, esto sólo empeorará las cosas.

5. Nunca recuerdes discusiones, desacuerdos o personas del pasado

Deja atrás el pasado. No caigas en la tentación de mencionar o traer al presente aspectos olvidados de tu relación matrimonial, que puedan generar más problemas. Tu principal motivación debe ser resolver el problema, no volverlo más grande.

6. Nunca discutas frente a tus hijos

Los hijos deben ser un factor de unión en el matrimonio. Una pelea frente a ellos no solo puede generar inseguridad a tus hijos, sino también efectos a largo plazo como agresividad, ansiedad y depresión.

Si tienes algo que discutir, busca el momento adecuado, que puede ser al final del día, cuando los niños duermen. Si no puedes esperar, busca un lugar donde puedan hablar sin ser escuchados. Claro, está de más decir, evitar los gritos y no elevar la voz.

7. Nunca digas “Te lo dije”

Evita mencionar esta frase dentro de una discusión, ya que solo causará elevar los ánimos y hará más difícil arreglar el desacuerdo. Si tú en efecto le advertiste sobre algo en específico, y él no tomo en cuenta tus observaciones, el recordárselo no facilita las cosas. Lo que puedes hacer es mostrarle apoyo ante esta dificultad y hacerle ver que de todo podemos aprender, para no volver a cometer dos veces el mismo error.

8. Nunca hables ni pienses en singular

Desde el momento en que ambos dijeron “acepto” se convirtieron en una sola carne y una sola alma. Esto también implica compartir los bienes materiales, por lo que debes pensar siempre en plural al tomar decisiones, principalmente las que implican dinero. La prioridad debe ser el bienestar y tranquilidad de la familia, antes que las necesidades y caprichos personales de cada uno.

9. Nunca pongas a tus hijos antes que a tu esposo

Si bien es cierto los hijos demandan atenciones y cuidados de parte de la madre, debes tener siempre claro que la prioridad debe ser tu esposo. Si tú y tu esposo están bien como pareja, tus hijos lo estarán. Su armonía y alegría genera un ambiente estable y feliz para tus hijos. Cada día debe estar lleno de detalles para volver a enamorar a tu pareja, resaltando sus virtudes y no sus defectos.

10. Nunca dejen de orar juntos

Por último, pero lo más importante, coloca a Dios como centro de tu vida matrimonial y familiar. Si Dios está presente en si vida cotidiana y en todas sus decisiones, ten por seguro que el amor reinará en tu hogar.

La oración debe ser pilar fundamental de cada momento y acción del día, buscando santificar hasta el mas mínimo detalle. Esto fortalecerá el alma de tu familia y la defenderá en los momentos de crisis.

Anuncios

5 comentarios en “Los 10 Nuncas del Matrimonio”

  1. Wauw, ejemplo de mujer que sabe lo que quiere ERES, como Esposa y como Madre, que DIOS, nuestro Padre, en Cristo Jesús, te de la Sabiduría necesaria para poder VER y OIR, conocer y aplicar todos sus concejos para ser plenamente felíz en EL y con EL. Bendiciones mi BEA.

    Me gusta

  2. Lamento no estar de acuerdo con los puntos 1,2,3,4,5,6,7,8,y9.
    Mi experiencia tras mas de una década de matrimonio y alguna crisis durante estos años (es inevitable) es que en el matrimonio debe haber espacio para la individualidad, y entenderlo como algo positivo para la pareja, el desarrollo personal de cada parte compmica las cosas, pero las enriquece. El marido no va delante de los hijos, y lo único que garantiza unos hijos felices es que los padres tengan una relacion de respeto con cada uno de ellos ( de los hijos,aclaro). Que los padres se lleven bien es maravilloso pero no garantiza hijos felices, en absoluto. No llevarle la contraria a la pareja delante de los hijos puede ser faltar a la justicia y enseñar a los hijos a que es más importante tapar y aparentar que llamar a las cosas por su nombre. Lo que esta mal esta mal, lo haga un extraño o la pareja y es bueno que los hijos sepan que los padres discuten, que piensan diferente y que despues de una discusion llegan a un acuerdo por las palabras. Igual que el punto de no hablar malna la familia de la pareja: cuántos casos de maltrato bajo este axioma de que los los trapos sucios se lavan en casa. Creo que los trapos sucios se lavan para que no se pudran y se lavan donde se pueda y cuanto antes.
    Me gusta el punto 10: rezar con la pareja, cada noche, con los hijos cuando se pueda, es una buena manera de trabajar por la unidad de la misma.
    Gracias por este post que nos hace reflexionar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s