Maternidad

Entre tu y yo

La música suena. Es justo esa canción pegajosa. Al instante sus ojos cruzan una mirada llena de complicidad, en medio de la multitud. Ambos comienzan a saltar en su silla, haciendo el mismo paso de baile.
Luego, sin importar que la pista de baile (improvisada) aún está vacía, ambos se levantan felices a bailar esa canción pegajosa
.

Parece una novela, pero no es más que uno de los episodios entre Daniela y Bobby, que me dejan con un nudo en la garganta de la emoción.

Con apenas 3 y 1 1/2 años, me mostraron de forma transparente ese lazo especial y único que existe entre los hermanos.

Son esos instantes mágicos que las madres guardamos en el corazón, y que hacen que la crianza de 2 bebés (ya que solo se llevan 19 meses) valga la pena.

Ahora que Nicolás viene en camino, añoro verlos jugar y compartir, especialmente cuando veo a Bobby jugando carritos con él, colocando sus favoritos sobre mi vientre. Y Daniela haciéndole miles de preguntas como: comes? Bailas hermanito? Y ver como Nicolás le contesta con una patadita.

Y entonces ya no serán dos, sino tres los que bailarán al ritmo de la música pegajosa, en medio de la multitud.

20120907-075548 p.m..jpg

<a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s