Maternidad

Nuestra primera cita

Llegó el día. A penas un haz de luz entraba por la ventana, pero era suficiente para iluminar toda la habitación.

Aun con la ansiedad, pude comer algo y estar tranquila, esperando la hora de nuestro primer encuentro. Lo habíamos imaginado y esperado tanto tiempo!

Con una sonrisa nerviosa me coloree las mejillas y la boca. No quería parecer muy exagerada, así que opte por un look natural. La primera impresión es importante, pensé. Mas entre tu y yo había una complicidad que ya nos unía.

Mi corazón corría muy rápido mientras la hora se acercaba, y cada vez que miraba el reloj, era como si el tiempo pasaba más lentamente.
Pensaba en ti, en mi; en cómo sería cuando nuestras miradas se juntaran. Ese anhelo me tranquilizaba y esperé…
–——
Aunque mi caminar era lento y el camino parecía eterno, mi corazón ya estaba contigo.

La puerta se abrió y mis ojos se volvieron locos buscándote. El corazón se me salía por la boca. Mi sonrisa me delataba, no podía contener la emoción cuando te encontré.

Estabas ahí, tranquilo. Ese momento que tanto habíamos esperado era real.

Comencé a susurrarte al oído palabras dulces, con un tono cálido y familiar. Quería que me sintieras cerca, muy cerca y que pareciera que nunca habíamos estado separados. Me reconociste y tomaste mi mano.

No podía dejar de ver tu cara hermosa, pero al mismo tiempo tan llena de fortaleza.

Fue en ese momento donde ambos entendimos, que ese reencuentro lleno de amor, era muestra de que siempre habíamos estado juntos. Nuestros corazones se unen por un lazo mas fuerte que el tiempo y el espacio.

IMG_4216-0.JPG

Hoy nos volveremos a separar. Pero te prometo hijo precioso que cada día vendré puntual a nuestra cita. Y viviremos nuestro encuentro como si fuera el primero, hasta que podamos volver juntos a casa.

Gabriel: Te amo mi guerrero, me siento orgullosa de ser tu mamá

Anuncios

2 thoughts on “Nuestra primera cita”

  1. Que dulce y tierna descripción bea, me hiciste llorar, espero siga engordándose y reponiendose ese bebito, Dios los cuida, tu angelito pronto estará con sus hermanitos y con su familia donde pertenece. Dios te Bendiga.

    Me gusta

  2. Bea,
    Dicen que no hay palabras para describir el amor de una madre, las tuyas son las más cercanas a eso. Que Dios bendiga a este pequeñito y a tu hermosa familia, un abrazo fuerte desde Haití.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s